Premios Gardel: Repuesto de Fe ganó como mejor álbum grupo de rock

Tras la nominación de Repuesto de Fe (2017) en la categoría Mejor álbum grupo de rock en los Premios Gardel, Babasónicos logró llevarse el galardón, por el cual competían junto a Los Fabulosos Cadillacs con el álbum En Vivo en The Theater at Madison Square Garden y a Litto Nebbia & Pez con Rodar.

El premio fue entregado en horas de esta tarde, previo a la ceremonia oficial pactada a las 22:00 horas (21:00 hrs. en Chile) en el Centro Cultural Kirchner (Buenos Aires, Argentina).


Este premio Babasónicos lo recibe en medio de su “gira eléctrica” que los ha llevado a visitar hasta el momento países del cono sur, incluido Chile, y próximamente México.

La Pregunta: Babasónicos vuelve a Obras

Inmediatamente terminadas sus dos presentaciones en el Estadio Obras Sanitarias el 6 y 7 de abril pasado, Babasónicos anunció su regreso al recinto para el mes de agosto, show que ayer se anunció, tendrá como fecha el viernes 10 de agosto a las 21:00 horas y que ha sido denominado “La Pregunta”.

La expectación sobre este show, fue inmediata, pues en el primer anuncio que hizo la banda, se incluyó la frase Nuevas canciones, nuevas funciones”en un contexto donde es sabido que Babasónicos se encuentra en la producción de un nuevo disco de estudio y, que se ha especulado, podría ver la luz entre julio y agosto de 2018.

La pregunta

Y la pregunta qué todos nos hacemos es “¿qué es La Pregunta?”. Pues enigmáticos como siempre, el show del próximo 10 de agosto se dio a conocer bajo el nombre de La Pregunta, cuando todavía no ha salido a la luz un single o el nombre del nuevo álbum de Babasónicos.

De esta manera, teorías sobre el porqué de la denominación de este show, se han hecho más que presentes, cuando el evento sólo ha sido publicado en el sitio web de la banda y en el sistema de venta de entradas del Estadio Obras.

Babasonicos La Pregunta Estadio Obras

Entradas

Las entradas están a la venta a través de Tu Entrada con valores que fluctúan entre los $11.700 y 24.700 pesos chilenos aproximadamente.

Babasónicos Chile ya se anotó para estar presente en esta fecha que ha dejado a todos expectantes, así que te estaremos contando sobre todos los pormenores.

(Cerrado) Sorteamos un Dárgelos hecho por Circo Diseños

Hace muy poco Babasónicos Chile visitó Circo Diseños  en Buenos Aires, tienda de diseño que ha ganado reconocimiento entre el público ‘sónico’, tanto en Argentina, como en el exterior, por haber diseñado muñecos de todos los integrantes de Babasónicos, llegando a ser parte del merchandising oficial en eventos como la muestra fotográfica de Martín Bonetto Movimientos Babasónicos  o recientemente en el show eléctrico de Estadio Obras el pasado 6 y 7 de abril.

De esa visita a Circo Diseños nos trajimos al muñeco de Adrián Dárgelos, el frontman de Babasónicos, para poder sortearlo entre los seguidores de la banda en Chile, y el cual puedes ver en la siguiente imagen.

Adrian Dargelos Babasonicos Circo Diseños

¿Cómo participar?

Para participar de este concurso completa los campos señalados en el formulario y responde la pregunta de selección múltiple: ¿En qué año Babasónicos se presentó por única vez en el Festival de Viña del Mar?

Ganadora: Magdalena Bordalí

Requisitos para participar en el sorteo

  • Vivir en Chile.
  • Responder correctamente la pregunta.

Anuncio del ganador(a)

El ganador o ganadora será anunciado(a) el día martes 22 de mayo a través de este medio, en nuestras redes sociales y adicionalmente se le notificará por correo electrónico.

Roque Casciero habla de Arrogante Rock en la Feria del libro de Buenos Aires

El pasado viernes 27 de abril, un día antes que Babasónicos se presentara en nuestro país, los periodistas Roque Casciero y Fernando Sánchez, autores de los libros Arrogante Rock: Conversaciones con Babasónicos y Los Auténticos Decadentes. Titanes en el hit: Una Biografía Oral, respectivamente, tuvieron una lúdica conversación en el stand de Grandes Libros en la 44.° Feria Internacional del libro de Buenos Aires.

En la ocasión compartieron sus experiencias como escritores de los ejemplares mencionados y su relación con Babasónicos, en el caso de Casciero, y Los Auténticos Decadentes, en el de Sánchez. En este sentido, éste último, en su también rol de periodista, hizo interesantes preguntas a Roque, sobre el proceso de entrevistas que se llevaron a cabo para la elaboración del libro, su vínculo con los músicos e inclusive salieron a la luz algunas anécdotas. Revisa a continuación el diálogo que se generó en torno al trabajo realizado por el autor de Arrogante Rock.

El libro

¿Por qué el libro tuyo tiene más fotos que el mio?
Recién andaba Martin Bonetto por acá, que es el fotógrafo que editó las fotos. Supongo que debe ser por la labor de él y porque realmente tiene muy buenas fotos. También quizás tiene que ver con que Babasónicos tiene 25 años de carrera.

¿Consideraste que un libro sobre una banda de rock era una forma de legitimación?
Sí, me puso en un lugar distinto. Cuando salió hace 10 años, me llamaron para conducir un programa, cosa que nunca había pasado antes.

Y agrega.
En una charla, una vez yo confesé que después de hacer el libro de Babasónicos, me puse a pensar de qué otra banda haría, y pensé en Los Auténticos Decadentes, pero después dije “me volví loco destrabando a seis, con doce me voy a enfermar”. Y además me parece que lo lógico, tratándose de Los Auténticos Decadentes, era que lo hicieras vos, porque, entre otras cosas, fuiste la persona que me rompió las pelotas para que yo escuchara a Los Decadentes.

¿Por qué elegiste el formato pregunta y respuesta?
Es un libro de conversaciones, porque en realidad la edición inicial formó parte de una colección  de conversaciones con que venía de una editorial española, que es Zona de Obras y que lo había hecho en España con varios grupos. Acá salió primero el de Bersuit Vergarabat (Verborrea: Conversaciones con Bersuit Vergarabat) y después el de Babasónicos. Pero es un formato que me gusta mucho y me pareció que estaba bueno ponerlo como si fuera una larga entrevista, pero en realidad no fue así, porque fueron todas las entrevistas por separado.

¿No hay entrevistas grupales?
No, hay un solo cruce que es real, que es cuando yo estaba hablando con Adrián (Dárgelos), pasó Mariano (Domínguez) y le preguntó algo. Todo lo demás son ellos hablando conmigo a solas.

Entonces un poco de ficción hay en el orden…
Sí, es la ficción de toda entrevista; no es exactamente lo que se habló, ni de la forma en la que se habló. Yo trato de respetar mucho el lenguaje oral, pero sé que es un libro y se tiene que tratar de cierta forma y además había que darle una coherencia. Por ahí con Adrian hablábamos en orden cronológico y con los otros hablaba primero de un disco y otras cosas diferentes.

¿Tuviste que googlear muchas de las referencias de las que te hablaba Adrián Dárgelos sobre sus lecturas, sus discos..?
Yo le digo que sí a todo y después me hago el boludo. Es imposible, porque te tira dieciséis autores de novelas del 1500.

¿Por qué estoy en los agradecimientos del libro?
Entre otras cosas, porque la primera entrevista que le hice a Babasónicos, la hice con vos en el año 99 para Rolling Stone. Hicimos una nota antes que saliera Miami (1999), entrevistamos a Peggyn y a Gabo en un bar en la esquina de Clarín, después entrevistamos a Adrián y Diego en un bar en Avenida Corrientes y vos le preguntaste en un momento “cómo hacés para poner en el escenario toda esa sensualidad si no sos…” y vos no sabías cómo decirlo y Adrian te dijo “explícitamente Ricky Martin?”.

Viste cuando uno hace un libro y después lo editás… ¿Te quedaron cosas pendientes?
No, la verdad es que me hubiera gustado hablar de más cosas. Cuando yo hice el libro hace diez años, después se transformó casi en un ritual escuchar el disco con Adrián en el estudio. Y pasó con cada uno de los discos y en cada una de esas charlas era como si el libro siguiera, hasta que me dijeron “che, ¿y para los 25 años?”. Y yo dije “bueno, hagámoslo de nuevo”.

¿Y pudiste recuperar esas charlas?
Algunas sí y algunas no. Algunas tenían que ver con coyunturas políticas o musicales.

¿Vos podrías hacer un disco como este de un artista o banda que no te guste?
No. No podría hacerlo, por ejemplo, de (Ricardo) Arjona, aunque me pagaran muchísima ‘guita’. No me interesaría preguntarle nada.

 

Los ‘Babas’

¿Qué músico es más antipático en su vínculo con el periodista? ¿Cuál te costó más que se abriese a tus preguntas?
De Babasónicos, en realidad, ellos decidieron abrirse y contar un poco. Justo en este caso, Babasónicos es una banda bastante cerrada en cuanto a lo que muestra de su intimidad fuera de su obra. Y yo creo que el momento en que decidieron hacer el libro, hubo una apertura. Lo que sí pasó, es que hubo un par de temas que no querían hablar mucho. Una vez que el libro estuvo escrito, que fue hace diez años, (Diego) Panza, el baterista, dijo “no deberíamos sacar nada”.

¿Los viste en muchos lugares a Babasónicos?
Los vi, por ejemplo, en su único show en Brasil, porque habíamos ido a Brasilia a un evento llamado El mapa de todos, donde ellos tocaron y yo presenté el libro. Después para hacer esta reedición me fui con ellos a una gira de tres días a Zárate, Rosario y Santa Fe, y fue una experiencia distinta. Es interesante.

Pensaba por ahí que cuando yo hablaba con Adrián sobre quiénes son sus referentes, por supuesto nombró a Jorge Serrano (Los Auténticos Decadentes). Creo que Mariano también decía que al único músico que le pidió sacarse una foto en su vida, era Jorge, y que Jorge le dijo “bueno, yo también quería sacarme una foto con vos”. Entonces creo que también más allá de que nosotros somos amigos, son dos bandas que tienen como una relación profunda en su mirada de la música popular, en su abordaje y en sus ideas.

Me parece común que abordan los géneros populares medios mal vistos. No es que copian ese género mal visto con mala prensa, sino que te hacen de eso otra cosa.
Babasónicos lo hace por ahí con un poco más de discurso detrás y a Los Decadentes les sale con absoluta naturalidad.

Los Decadentes no eran músicos cuando empezaron a tocar, ¿los Babasónicos, sí?
Sí, en algunos casos. Adrián ya era cantante.

No, Adrián no era cantante.
Adrián ya venía de otra banda anterior.

Está bien, pero no era cantante.
Y pero sí… ya había llegado casi a grabar.

¿Y qué tiene que ver?
Bueno, bueno, ¿vos me estás atacando a Babasónicos? Cucho todavía no es cantante y Dieguito, el hermano de Adrián, ahora es multiinstrumentista. Mariano le puso unos tachos de pintura y eso tocaba Diego arriba del escenario.

Mariano sí era guitarrista..
Sí, Mariano tocaba, pero lo llamaron unos meses antes de empezar grabar el disco. Lo fueron a buscar porque no tenían violero (guitarrista) y un día fueron a buscarlo, Mariano cayó y no tocó… miraba. Y prácticamente en un mes se fueron a una quinta a vivir y a grabar un disco.

Si todavía no tienes el libro, te invitamos a conseguirlo a través de Editorial Planeta en su versión física o digital. Y si aun no te convences de comprarlo, seguro que con este saludo del mismo Roque Casciero, irás rápidamente por él.

Transición babasónica: El regreso a la electricidad

Por Franco Cassigoli Bejares

La presentación de más de 2 horas de Babasónicos en el Teatro Coliseo contó con 28 canciones de un amplio abanico de distintos proyectos que han sumado en su variada y extravagante trayectoria. Babasónicos anunció un espectáculo eléctrico y, en efecto, eso entregaron. Y lo hicieron con tanta autoridad, que podríamos estar presenciando la definición del concierto, fiesta o “quilombo” ideal del que los argentinos gustan ser anfitriones.

Las múltiples personalidades del septeto nos seducen y moldean nuestras sensaciones de la forma que quieren. Nos vuelven partícipes cuando nos sugieren bailar con sensualidad, cuando se nos permite corear las letras que nos dejan adoptar con tanta intimidad, cuando recargan nuestra ferocidad con ritmos rockeros y lírica oscura e imperativa o cuando simplemente debemos desprendernos de la conciencia para entrar en el trance del techno y la fiesta cósmica. Son ámbitos que se hacen presentes en cada uno de los shows de Babasónicos.

Adrian Diego Babasonicos Coliseo SantiagoFoto: Pía Figueroa Zelaya

Termina, por el momento, el periodo de Impuesto de Fe (2016). Sale el minimalismo de los vibráfonos, los bongos y las guitarras acústicas, para aparecer nuevamente como esporádicos elementos con los que la banda argentina ha conseguido definirse en su género mezclado de rock alternativo, pop y techno. Regresan los sintetizadores como protagonistas, imponiendo el moderno y experimentado ambiente digital y, además, vuelven a adoptar la personalidad de una banda de rock con cuerdas distorsionadas y baterías a altos decibeles.

Carca Babasónicos Coliseo SantiagoFoto: Pía Figueroa Zelaya

Es realmente admirable que, habiendo pasado por variados géneros y haberse declarado indefinidos hasta la época entre Miami (1999) y Jessico (2001), la banda pueda mantenerse unida a gusto, abierta a las múltiples posibilidades e inmune a desacuerdos que puedan generar algún tipo de quiebre. Buscaron el confort como banda, cada miembro sabe exactamente lo que está haciendo arriba del escenario y disfrutan haciéndolo.

Panza y Tuñón Babasónicos Coliseo SantiagoFoto: Pía Figueroa Zelaya

Ocurrieron cosas que esperábamos, y algunas sorpresas para aquellos que miramos con admiración y ansias aquellos trabajos de los noventa. Con esto, claramente nos referimos a los temas interpretados. Pero este setlist no triunfa simplemente por sus compuestos de forma individual.  

La cronografía del show fue lo preciso y el elemento clave que deja aun más claro que Babasónicos es una evolución y una búsqueda en conjunto que, aunque hayan aterrizado en el formato pop-electrónico, reconocen su trascendencia que los llevó a este resultado final.

Tuta Torres Coliseo Santiago BabasónicosFoto: Pía Figueroa Zelaya

Este no es el show en que más lo hayan hecho y siempre son extrañadas las referencias a sus álbumes de estudio más rock-psicodélicos y salvajes, pero fue sorprendente la aparición de algunos temas que mencionaremos a continuación.

Respecto a lo anterior, no se dice que es un resultado final porque hayan decidido no mutar más, sino porque Babasónicos ya se siente encontrado con sí mismo y cada vez con más determinación. Aun así, vemos discos como Mucho (2008), Romantisísmico (2013), Vol.  1  de BBS (2017) o el innovador más reciente Impuesto de Fe (2016) y Repuesto de Fe (2017), que muestran que la inseguridad de hacer algo nuevo es inexistente.

Mariano Roger Babasónicos Coliseo SantiagoFoto: Pía Figueroa Zelaya

Se espera que, con el próximo álbum de la banda, su convicción sea tan firme como lo han transmitido estos últimos años.

Foto portada: Pía Figueroa Zelaya